domingo, 19 de febrero de 2012

Recuerdo que te dije: Soy un caso extraño. Tan fácil y tan simple y no sé expresarlo.

Dicen que lo que queda en ti antes de irte a dormir es lo que realmente eres. Que esos últimos pensamientos que cabalgan por tu cabeza cada noche, buenos, malos, tiernos, incomprensibles, obscenos, estúpidos... sean como sean, son los pensamientos a los que estás aferrado, son todas esas cosas que deseas y que exageradamente necesitas en tu vida. Dicen que todos esos pensamientos son lo que podemos llamar, una parte de los pilares de nuestra vida. Las cosas más importantes, aquellas que no hace falta entenderlas, porque si las entendieses, quizás no las pensarías, y no querrías saber de ellas, porque son las que te hacen estar al borde de infinitos precipicios.
Desgraciadamente por eso yo, por mi parte, digo que si lo que queda en ti antes de irte a dormir es lo que realmente eres, de mí ya no queda nada bueno




No hay comentarios:

Publicar un comentario